I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


JUVENALIA

Poemas

• abandono
• abandonos
• amor
• amor
• amor de mis amores
• bucÓlica
• canciones
• champagne
• combate
• cuando tu me preguntaste
• culpable
• derrota
• desengaÑo
• desideratum
• despedida
• desprecio
• diÁlogo amoroso
• duda
• egoismo
• el beso de la amada
• el buen samaritano
• el divino lenguaje del amor
• el madrugÓn
• el parque dormido
• empeÑo
• en el azul declive
• escrutinio
• estoy triste
• extraÑo espejismo
• fantÁsmata
• filosofÍa nihilista
• fragmento de una carta
• fuga de palabras
• horas de inspiraciÓn
• ii momento espiritual
• indecisiÓn
• inspiraciÓn
• juego peligroso
• la corona de espinas
• la esfinge
• la estudiantina
• la flor de tus labios
• la Última ilusiÓn
• labrador
• lÁgrimas de felicidad
• lentamente
• luchar y vencer
• mandolinata
• melancolÍa
• melancolÍa
• mentira
• momento espiritual
• mujer sonrojada
• muy avaro
• muy bonita
• neblina
• no la quise engaÑar
• noche de ronda
• nuevo amanecer
• nunca volviÓ
• objetivo
• parÁbola
• perfidia
• pero sÉ que no tienes
• poema de juventud
• preferencias
• princesita
• promesas, juramentos
• quÉ dice el corazÓn
• recuerdo
• remordimiento
• respuesta
• retorno
• san juan de dios
• se llamaba ana marÍa
• seguidilla
• si fueras como todas
• sonatina
• tentaciÓn
• tiempo tormentoso
• tristeza
• tÚ estÁs muy lejos
• tÚ me besas
• tÚ no sabes
• tu tesoro
• tu vocaciÓn
• ultima
• Último deseo
• un resorte con lacre
• una voz lejana
• y la gente me dijo
• yo sÉ que no hay otra
• ¡ idiota !
• ¡cantar, reir, gozar!
• ¡oh desamor!
• ¡quiÉn sabe!
• ¡una mujer!
• ¿no lo ves?
• ¿odiarte?
• ¿quÉ quieres...?

Núm. 188
Categoria: JUVENALIA

POEMA DE JUVENTUD

(Poema de juventud;quince años)
año de 1.930
E L E G I A
“””””””””
A la muerte deDon Fernando Romero,Profesor de
Literatura del Instituto de Pamplona.
<>
De los negros crespones del poniente,
cubierta con el fúnebre atavío,
que flota en derredor como un sudario,
en su corcel galopa velozmente
la siniestra Deidad, que a su sombrío
paso, agita veloz en la tinieblas
el clamor funeral del campanario.
En su faz demoníaca, iracunda,
el rictus plásmase de una sonrisa
satánica y feroz.
Y una vidriosa luz que le circunda
a su corcel,de prisa, más de prisa,
impúlsale con temebunda voz.
Al vértigo fatal de su carrera,
en acervo montón caen vencidas
las rotas, claudicantes ilusiones,
aquellos tristes sueños, la postrera
lágrima silenciosa en las hundidas,
violáceas regiones
de unos ojos ahitos de amargura.
Pasó la muerte rápida, furtiva,
torva la faz, y desciñendo el broche
de su sombría,negra vestidura,
arrebató al Maestro y fugitiva
se perdió entre las sombras de la noche.
“””””
Para los vencedores, los guerreros,
fue su laurel espléndido, la Gloria
erigiendo en los parques la imponente
majestad de la losa funeraria,
eterna perspectiva que la Historia
reducirá a cenizas lentamente
con los del bronce y mármol obeliscos.
Justo es decirlo. Tú no merecías
el alarde simbólico, estridente,
la ostentación inútil de riqueza,


la hierática luz de las sombrías
cúpulas taciturnas, sutileza,
que, a veces, descubriendo su artificio
tiñe el sol de escarlata
y con un beso lánguido acaricia
en su esbeltez, la grácil columnata,
Justo es decirlo. Tú tan sólo fuiste
paladín esforzado de las Musas,
que inspiraron tus párrafos divinos.
Velando su recuerdo, envejeciste
y te encontró la Muerte entre confusas
inquietudes de rancios pergaminos.
“”””””
Yo que busco, oh Maestro, la ilusoria
llama del triunfo sin jamás hallarla,
esperaré también. Hoy me conformo
con la ínfima parte de tu gloria.

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.