I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


JUVENALIA

Poemas

• abandono
• abandonos
• amor
• amor
• amor de mis amores
• bucÓlica
• canciones
• champagne
• combate
• cuando tu me preguntaste
• culpable
• derrota
• desengaÑo
• desideratum
• despedida
• desprecio
• diÁlogo amoroso
• duda
• egoismo
• el beso de la amada
• el buen samaritano
• el divino lenguaje del amor
• el madrugÓn
• el parque dormido
• empeÑo
• en el azul declive
• escrutinio
• estoy triste
• extraÑo espejismo
• fantÁsmata
• filosofÍa nihilista
• fragmento de una carta
• fuga de palabras
• horas de inspiraciÓn
• ii momento espiritual
• indecisiÓn
• inspiraciÓn
• juego peligroso
• la corona de espinas
• la esfinge
• la estudiantina
• la flor de tus labios
• la Última ilusiÓn
• labrador
• lÁgrimas de felicidad
• lentamente
• luchar y vencer
• mandolinata
• melancolÍa
• melancolÍa
• mentira
• momento espiritual
• mujer sonrojada
• muy avaro
• muy bonita
• neblina
• no la quise engaÑar
• noche de ronda
• nuevo amanecer
• nunca volviÓ
• objetivo
• parÁbola
• perfidia
• pero sÉ que no tienes
• poema de juventud
• preferencias
• princesita
• promesas, juramentos
• quÉ dice el corazÓn
• recuerdo
• remordimiento
• respuesta
• retorno
• san juan de dios
• se llamaba ana marÍa
• seguidilla
• si fueras como todas
• sonatina
• tentaciÓn
• tiempo tormentoso
• tristeza
• tÚ estÁs muy lejos
• tÚ me besas
• tÚ no sabes
• tu tesoro
• tu vocaciÓn
• ultima
• Último deseo
• un resorte con lacre
• una voz lejana
• y la gente me dijo
• yo sÉ que no hay otra
• ¡ idiota !
• ¡cantar, reir, gozar!
• ¡oh desamor!
• ¡quiÉn sabe!
• ¡una mujer!
• ¿no lo ves?
• ¿odiarte?
• ¿quÉ quieres...?

Núm. 123
Categoria: JUVENALIA

DERROTA

(Romancillo)
¡Ay, castillo de Sanchósolo,
qué silencio en tus almenas.
Sólo te queda el escudo,
sólo una torre maltrecha
y un balcón que se derrumba
detrás de un bosque de hiedra.
Qué negrura en tus vitrales,
qué soledad en tus rejas,
cómo sollozan los vientos
al cruzar tus saeteras.
¡Ay, castillo de Sanchósolo,
qué recuerdos, qué tristeza!
Juglares y trovadores
no cantéis ante sus puertas
que el mayorazgo está triste
y encarcelado en sus penas,
que no busca ni cantares,
ni cacerías, ni fiestas,
ni lebreles, ni festines,
ni laúdes, ni poemas,
que ha llegado derrotado,
malherido de la guerra.
Desde entonces Sancho vive
sin pajes, lanzas, ni dueñas
y todos llaman Sanchósolo
a su torre y a su aldea.
¡Ay, castillo de Sanchósolo,
qué soledad, qué tristeza!

(Sanchósolo-Güeñes, es un pueblecillo de Vizcaya, en las Encartaciones, en cuya Escuela estuve yo de maestro, tres o cuatro años, después de la Guerra del 36.)

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.