I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


JUVENALIA

Poemas

• abandono
• abandonos
• amor
• amor
• amor de mis amores
• bucÓlica
• canciones
• champagne
• combate
• cuando tu me preguntaste
• culpable
• derrota
• desengaÑo
• desideratum
• despedida
• desprecio
• diÁlogo amoroso
• duda
• egoismo
• el beso de la amada
• el buen samaritano
• el divino lenguaje del amor
• el madrugÓn
• el parque dormido
• empeÑo
• en el azul declive
• escrutinio
• estoy triste
• extraÑo espejismo
• fantÁsmata
• filosofÍa nihilista
• fragmento de una carta
• fuga de palabras
• horas de inspiraciÓn
• ii momento espiritual
• indecisiÓn
• inspiraciÓn
• juego peligroso
• la corona de espinas
• la esfinge
• la estudiantina
• la flor de tus labios
• la Última ilusiÓn
• labrador
• lÁgrimas de felicidad
• lentamente
• luchar y vencer
• mandolinata
• melancolÍa
• melancolÍa
• mentira
• momento espiritual
• mujer sonrojada
• muy avaro
• muy bonita
• neblina
• no la quise engaÑar
• noche de ronda
• nuevo amanecer
• nunca volviÓ
• objetivo
• parÁbola
• perfidia
• pero sÉ que no tienes
• poema de juventud
• preferencias
• princesita
• promesas, juramentos
• quÉ dice el corazÓn
• recuerdo
• remordimiento
• respuesta
• retorno
• san juan de dios
• se llamaba ana marÍa
• seguidilla
• si fueras como todas
• sonatina
• tentaciÓn
• tiempo tormentoso
• tristeza
• tÚ estÁs muy lejos
• tÚ me besas
• tÚ no sabes
• tu tesoro
• tu vocaciÓn
• ultima
• Último deseo
• un resorte con lacre
• una voz lejana
• y la gente me dijo
• yo sÉ que no hay otra
• ¡ idiota !
• ¡cantar, reir, gozar!
• ¡oh desamor!
• ¡quiÉn sabe!
• ¡una mujer!
• ¿no lo ves?
• ¿odiarte?
• ¿quÉ quieres...?

Núm. 168
Categoria: JUVENALIA

INDECISIÓN

Rubia, muy blanca, altiva, inaccesible...
¡Oh sus ojos azules como el mar!
¡Y saber que su amor es imposible
y tenerla que amar!

Ella, al verme, cruzaba indiferente
sin volver la cabeza ni una vez,
levantando, al pasar, entre la gente
murmullos de embriaguez.

Ya no recuerdo ahora. Fue una tarde.
Me decidí temblando de emoción,
cansado de esperar, de ser cobarde,
de amarla con pasión.

Rubia, muy blanca, altiva, inaccesible,
y aquella misma tarde, ¿cómo fue?
¿No dije que su amor era imposible?
Pues la tuve en mis brazos. La besé.

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.