I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


RELIGIOSAS

Poemas

• a la beata madre genoveva
• a san josÉ
• a san josemarÍa escrivÁ de balaguer
• a su manera
• al cielo
• al cristo de javier
• al cristo de medinaceli
• al santÍsimo sacramento
• alma, vida y corazÓn
• antes morir
• ascensiÓn
• bendita hora
• bendita hora
• cara a cara
• cristo
• cristo resucitado
• de jesÚs y marÍa
• desde el leÑo
• dios estÁ arriba
• divino amor
• dolorosa
• dones y frutos
• el corazÓn escucha
• el divino sembrador
• el viernes santo
• en blanco
• en el sagrario
• en esa cruz
• en vos confÍo
• gracias
• habla
• hacia tu reino
• himno
• hosanna
• invitatorio
• invÓcale
• jesÚs
• jesÚs misericordioso
• la fe
• la gracia del perdÓn
• la luz de cristo
• la semana de pasiÓn
• la tercera caÍda
• la verdadera paz
• lenguas de fuego
• los siete dones
• lumen gentium
• mi fe
• mi pecado
• misericordia
• muy avaro
• oraciÓn
• padre
• pascua
• pascua de resurrecciÓn
• primer viernes de mes
• punto final
• resucitÓ
• sagrado corazÓn
• salmo 127
• sed
• segÚn tus obras
• ser tu poeta
• sÍ, mi seÑor
• su mirada
• su reinado
• te tengo a ti
• tengo sed
• todo
• triste meditaciÓn
• tu luz
• tu me conoces
• tu palabra
• tu perdÓn
• tu respuesta
• tu rostro
• tu voz
• ven, oh santo espÍritu
• victoria
• viernes santo
• vivir
• volaverunt
• vuestra hora
• ¡ave crux, spes unica!

Núm. 380
Categoria: RELIGIOSAS

GRACIAS

(Alejandrinos)
Cristo, sé que me escuchas. Señor, te estoy hablando.
Deja que te lo diga con tanto atrevimiento.
Hace tiempo que dudo, que voy zigzagueando
por la sombría noche de mi arrepentimiento.

Nadie me mira, nadie. Nada me place, nada;
y lo que el mundo ofrece tampoco ya me gusta.
Tú que lo tienes todo, con sólo una mirada
puedes llenar mi espíritu de claridad augusta.

Soy aquel pobre ciego o como aquel leproso,
que, hincada su rodilla, te dijo:”Si Tú quieres,
Señor, puedes limpiarme” ¡Limpia mi corazón!

Sobre mi lepra extiende tu dedo generoso.
Gracias, Señor, yo creo, porque sé que Tú eres
Cristo, Jesús, Maestro, la fuente del perdón.

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.