I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


RELIGIOSAS

Poemas

• a la beata madre genoveva
• a san josÉ
• a san josemarÍa escrivÁ de balaguer
• a su manera
• al cielo
• al cristo de javier
• al cristo de medinaceli
• al santÍsimo sacramento
• alma, vida y corazÓn
• antes morir
• ascensiÓn
• bendita hora
• bendita hora
• cara a cara
• cristo
• cristo resucitado
• de jesÚs y marÍa
• desde el leÑo
• dios estÁ arriba
• divino amor
• dolorosa
• dones y frutos
• el corazÓn escucha
• el divino sembrador
• el viernes santo
• en blanco
• en el sagrario
• en esa cruz
• en vos confÍo
• gracias
• habla
• hacia tu reino
• himno
• hosanna
• invitatorio
• invÓcale
• jesÚs
• jesÚs misericordioso
• la fe
• la gracia del perdÓn
• la luz de cristo
• la semana de pasiÓn
• la tercera caÍda
• la verdadera paz
• lenguas de fuego
• los siete dones
• lumen gentium
• mi fe
• mi pecado
• misericordia
• muy avaro
• oraciÓn
• padre
• pascua
• pascua de resurrecciÓn
• primer viernes de mes
• punto final
• resucitÓ
• sagrado corazÓn
• salmo 127
• sed
• segÚn tus obras
• ser tu poeta
• sÍ, mi seÑor
• su mirada
• su reinado
• te tengo a ti
• tengo sed
• todo
• triste meditaciÓn
• tu luz
• tu me conoces
• tu palabra
• tu perdÓn
• tu respuesta
• tu rostro
• tu voz
• ven, oh santo espÍritu
• victoria
• viernes santo
• vivir
• volaverunt
• vuestra hora
• ¡ave crux, spes unica!

Núm. 316
Categoria: RELIGIOSAS

PADRE

( Verso libre)
Alguien eterno, Tú. Alguien distante
perdido entre la bruma y la distancia.
Difícil tu sendero, muy difícil,
sentirte como Padre o como Hermano,.
que me tiendes tus brazos en la noche,
que reclinas tu frente en mi regazo.
Junto a Ti,¡oh milagro! me derrito
y te beso con lágrimas. Te quiero,
me abrazo a Ti, para tenerte cerca.
Todo en silencio. El corazón se entrega
y surge un grito de mis labios.¡Padre!
Te llamo Padre en contra de mi instinto
y así te llamaré ya para siempre;
Padre, a quien amo y temo doblemente.
No puedo separar mis pensamientos,
ni sé estar a tu lado, entre tus alas
sin sentir el temblor del infinito,
la majestad que emana de tu rostro
y la fuerza y vigor de tus consignas.
Llegado aquí, confuso y anhelante,
sólo seré capaz de repetirte
una doble palabra:¡Padre, Padre!

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.