I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


RELIGIOSAS

Poemas

• a la beata madre genoveva
• a san josÉ
• a san josemarÍa escrivÁ de balaguer
• a su manera
• al cielo
• al cristo de javier
• al cristo de medinaceli
• al santÍsimo sacramento
• alma, vida y corazÓn
• antes morir
• ascensiÓn
• bendita hora
• bendita hora
• cara a cara
• cristo
• cristo resucitado
• de jesÚs y marÍa
• desde el leÑo
• dios estÁ arriba
• divino amor
• dolorosa
• dones y frutos
• el corazÓn escucha
• el divino sembrador
• el viernes santo
• en blanco
• en el sagrario
• en esa cruz
• en vos confÍo
• gracias
• habla
• hacia tu reino
• himno
• hosanna
• invitatorio
• invÓcale
• jesÚs
• jesÚs misericordioso
• la fe
• la gracia del perdÓn
• la luz de cristo
• la semana de pasiÓn
• la tercera caÍda
• la verdadera paz
• lenguas de fuego
• los siete dones
• lumen gentium
• mi fe
• mi pecado
• misericordia
• muy avaro
• oraciÓn
• padre
• pascua
• pascua de resurrecciÓn
• primer viernes de mes
• punto final
• resucitÓ
• sagrado corazÓn
• salmo 127
• sed
• segÚn tus obras
• ser tu poeta
• sÍ, mi seÑor
• su mirada
• su reinado
• te tengo a ti
• tengo sed
• todo
• triste meditaciÓn
• tu luz
• tu me conoces
• tu palabra
• tu perdÓn
• tu respuesta
• tu rostro
• tu voz
• ven, oh santo espÍritu
• victoria
• viernes santo
• vivir
• volaverunt
• vuestra hora
• ¡ave crux, spes unica!

Núm. 305
Categoria: RELIGIOSAS

SALMO 127

(Endecasílabos)

Te ha colmado el Señor de bendiciones.
Dichosos los que temen a Yahvé
y transitando van por los caminos
con amor, tolerancia y honradez.
Comerás del trabajo de tus manos,
dichoso tú, pues todo te irá bien.
Será tu esposa, como vid fecunda,
como parra frondosa en el dintel,
sombreando el recinto de tu casa,
rodeada de idílico vergel.
<<>>
Como brotes de olivo, en torno tuyo,
compartiendo tu pan, vino y mantel
se sentarán tus hijos a tu mesa,
alegrando en su día tu vejez.
Así será bendito entre los hombres
quien teme el nombre santo de Yahvé.
Bendígate Yahvé desde Sión,
que prospere en la paz Jerusalén
y veas a los hijos de tus hijios
todos los días de tu vida, AMEN.
¡Paz y gloria a Israel!

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.