I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


TRANSCENDENTE

Poemas

• 9 de mayo
• aborto
• adorable misterio
• al alba
• amor con amor
• amor de dios
• amor de padre
• amor divino
• anhelos
• bondad de dios
• celestial banquete
• como en massÁ
• confÍa y calla
• confianza
• creo
• cursillos de cristiandad
• dialogando
• dios
• dios es amor
• dios es amor
• divinas palabras
• el dedo de dios
• el divino pastor
• el final
• el golpe
• el perdÓn
• el sermÓn de la montaÑa
• el tiempo
• engaÑoso otoÑo
• escuchame
• final
• hacer el bien
• hermana muerte
• identico lenguaje
• jesus misericordioso
• la esperanza
• la verdad
• la verdadera fe
• los emigrantes
• manos unidas
• mi combate
• mi dios y mi todo
• mi itinerario
• miserere
• misericordia
• mundo burlÓn
• mundo interior
• no haya mudanza
• noviembre
• nuestros pensamientos
• olvido final
• olvido y perdÓn
• paternidad
• plenitud
• por quÉ
• por tu amor me muero
• preguntas
• quÉ fue antes
• quizÁs
• regocÍjate
• retorno
• si no tienes amor
• si te falta el amor
• sin punto
• su mirada
• sutilieza
• tÉmpora
• tu voz
• unos y otros
• victoria
• ya lo sabemos

Núm. 466
Categoria: TRANSCENDENTE

ABORTO

( S o n e t o )

Un solapado error. También la duda
oscurece la mente. En tu conciencia,
prendido el aguijón, clara advertencia,
“NO MATARÁS” es la verdad desnuda.

El alma languidece y está muda
y el corazón sumido en la inconsciencia
no acierta a comprender la diferencia;
se empecina en el mal y en él se escuda.

Dicho el “no matarás”, nada hay más cierto
que la pura verdad, ni más vertientes,
que la que dicta un Juez, en claro exhorto.

Hay que execrar el fúnebre concierto,
la matanza de seres inocentes,
el auténtico crimen del aborto.



Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.