I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


TRANSCENDENTE

Poemas

• 9 de mayo
• aborto
• adorable misterio
• al alba
• amor con amor
• amor de dios
• amor de padre
• amor divino
• anhelos
• bondad de dios
• celestial banquete
• como en massÁ
• confÍa y calla
• confianza
• creo
• cursillos de cristiandad
• dialogando
• dios
• dios es amor
• dios es amor
• divinas palabras
• el dedo de dios
• el divino pastor
• el final
• el golpe
• el perdÓn
• el sermÓn de la montaÑa
• el tiempo
• engaÑoso otoÑo
• escuchame
• final
• hacer el bien
• hermana muerte
• identico lenguaje
• jesus misericordioso
• la esperanza
• la verdad
• la verdadera fe
• los emigrantes
• manos unidas
• mi combate
• mi dios y mi todo
• mi itinerario
• miserere
• misericordia
• mundo burlÓn
• mundo interior
• no haya mudanza
• noviembre
• nuestros pensamientos
• olvido final
• olvido y perdÓn
• paternidad
• plenitud
• por quÉ
• por tu amor me muero
• preguntas
• quÉ fue antes
• quizÁs
• regocÍjate
• retorno
• si no tienes amor
• si te falta el amor
• sin punto
• su mirada
• sutilieza
• tÉmpora
• tu voz
• unos y otros
• victoria
• ya lo sabemos

Núm. 408
Categoria: TRANSCENDENTE

PLENITUD

(Quintetos de hepta y endecasílabos)

No me canso esta tarde
de contemplar el encendido vuelo
del sol, que en vivo alarde,
se oculta sin recelo
en la solemne inmensidad del Cielo.

Las nubes fugitivas
se encienden con graciosas pinceladas
y lucen atractivas
en suaves llamaradas
crepusculares, por el sol doradas.

Se enciende el horizonte
en la textura de un azul lejano.
La espesura del monte
y el frondoso altozano
son ya penumbra, anochecer temprano.

Arriba, las estrellas
van tachonando la celeste altura
y siguiendo sus huellas,
ante tanta hermosura
se llena el alma de cordial ternura.

pero todo lo visto
tiene en principio el poderoso brazo
de Dios, de Jesucristo.
En su santo regazo
me voy con El al Cielo en santo abrazo.

Y su Madre bendita,
la soberana Reina del Carmelo,
cual hijos nos admita,
sea nuestro consuelo
y así subamos con los dos al Cielo.

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.