I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


TRANSCENDENTE

Poemas

• 9 de mayo
• aborto
• adorable misterio
• al alba
• amor con amor
• amor de dios
• amor de padre
• amor divino
• anhelos
• bondad de dios
• celestial banquete
• como en massÁ
• confÍa y calla
• confianza
• creo
• cursillos de cristiandad
• dialogando
• dios
• dios es amor
• dios es amor
• divinas palabras
• el dedo de dios
• el divino pastor
• el final
• el golpe
• el perdÓn
• el sermÓn de la montaÑa
• el tiempo
• engaÑoso otoÑo
• escuchame
• final
• hacer el bien
• hermana muerte
• identico lenguaje
• jesus misericordioso
• la esperanza
• la verdad
• la verdadera fe
• los emigrantes
• manos unidas
• mi combate
• mi dios y mi todo
• mi itinerario
• miserere
• misericordia
• mundo burlÓn
• mundo interior
• no haya mudanza
• noviembre
• nuestros pensamientos
• olvido final
• olvido y perdÓn
• paternidad
• plenitud
• por quÉ
• por tu amor me muero
• preguntas
• quÉ fue antes
• quizÁs
• regocÍjate
• retorno
• si no tienes amor
• si te falta el amor
• sin punto
• su mirada
• sutilieza
• tÉmpora
• tu voz
• unos y otros
• victoria
• ya lo sabemos

Núm. 436
Categoria: TRANSCENDENTE

DIVINAS PALABRAS

(Silva asonante)

Un místico fulgor de luz eterna
palpita en la distancia.
La unión con Dios,la plenitud,el éxtasis
se encuentran o entrelazan
y esa noble pasión de lo divino
sólo el amor lo alcanza.
Es un torrente luminoso, fulge
como un rayo de plata.
Sus reflejos de vida trascendente,
de entrega y de esperanza
alumbrarán en nuestra noche oscura
la desnudez del alma.
Es bálsamo y perfume misterioso,
incandescente llama,
don gratuito de Dios, que va saciando
nuestra sed, nuestra nada.
Nos desvanece dudas y misterios
y cura nuestras llagas.
Es el Dios absoluto, el Dios eterno
que en nosotros se encarna,
el que convierte nuestra noche oscura
en límpida mañana.
Las almas más sencillas son su trono,
la pureza sus alas.
Vuestros afanes místicos la lleven
en triunfo y en vanguardia.
Repartid el tesoro a los humildes,
dadles en abundancia
Amor y más Amor. ¿No véis, hermanos?
¡Qué divinas palabras!

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.