I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


NAVARRA

Poemas

• brindis por la primera de navarra
• cancionero del frente
• cantores del norte
• ciudadela de iruña
• el ebro
• el encierrillo
• elogio de los vinos navarros
• evocacion de pamplona
• glorias de navarra
• la javierada
• la laureada
• la laureada (ii)
• los espÁrragos
• navarra
• navarra (ii)
• navarra y pamplona
• requiem por el monumento
• sierra de san donato

Núm. 262
Categoria: NAVARRA

EVOCACION DE PAMPLONA


Pamplona, recio baluarte
de heróicas tradiciones,
que ostentas en tus blasones
un león como estandarte.
Pamplona, para cantarte,
he de alzar sobre el pavés
mi corazón y a tus pies
lo engarzaré en tu corona,
que así te quiere, Pamplona,
mi corazón pamplonés.

Hoy, lejos,cómo te añoro.
Con más elocuencia no ama
ni un caballero a su dama,
ni un avaro su tesoro.
Si este ramillete de oro,
que quiere ser mi canción,
no es en su loca ambición
mas que un mezquino presente,
acéptalo cordialmente
que en él va mi corazón

Cuna feliz de mi infancia,
mi vieja ciudad, Pamplona,
tu recuerdo me obsesiona
en la forzada distancia.
Con qué secreta fragancia
de exquisito madrigal
llega hasta mí el musical
tañido de tus campanas
desde las torres lejanas
de tu hermosa catedral.

Evoco un cuadro risueño:
fosos,murallas,plazuelas,
las estrechas callejuelas
donde corrí de pequeño.
Todo como en un ensueño
tan dulce y evocador,
que desde el primer albor
de mis juegos infantiles
percibo en ondas sutiles
de encanto fascinador.

¿Recuerdos? Los que en mi vida
dejaron más ancha huella,
mi viejo Pamplona,aquella
ciudad solemne y dormida.
¡Qué triste la despedida!
y qué grato es recordar
el prestigio singular
de tus piedras milenarias,
ungidas con las plegarias
que nos hablan del hogar.

Risas,besos y oraciones
de aquel hogar tan querido.
El santo hogar,dulce nido
de rosadas ilusiones.
Risas y alegres canciones
que en mi pecho atesoré,
rezos que nunca olvidé,
por que es Navarra un santuario
y Pamplona el relicario
donde se guarda la Fe.

La Fe,latido arrogante,
que canta en copla rotunda:
“Si se hunde el mundo que se hunda.
Navarra siempre adelante”
Valerosa fe gigante,
fe generosa y leal,
que encarna en un ideal
como el que brinda Pamplona,
engarzando en su corona
un privilegio Real.

Real,magno privilegio,
que unió rangos e intereses
de tres burgos pamploneses
con un pergamino regio.
De tan noble florilegio
y tan alta intercesión
surgió la paz y la unión
de los barrios en litigio,
fundiendo su beneficio
en un solo corazón.

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.