I N I C I O
P O E S Í A S
B I O G R A F Í A
H E R Á L D I C A

Categorías

amistadcarmelitanasinquietudjuvenalialas gemasmagisternagorenavarranavidadpersonalreligiosasselectastranscendentevariosverso librevirgen maría


SELECTAS

Poemas

• a la doctora marian
• a rosa, la mujer de mi hijo pablo
• alianza sacerdotal
• allÍ
• amargura
• gozÁis
• hora de silencio
• hosanna
• la corona de espinas
• la luna
• la viudedad de la virgen y la orfandad de jesÚs
• lejos de portugalete
• muy lejos
• obsesiÓn
• oh
• te quiero
• vivir

Núm. 397
Categoria: SELECTAS

LEJOS DE PORTUGALETE

(Romancillo)

En una frágil barquilla
iba un joven marinero.
Nervión abajo navega
con lentitud y sosiego
internándose en la Ría
al compás de sus dos remos.
Cerca de Portugalete
cruza raudo el barquichuelo,
bogando a todos los rumbos
bajo el ansia del remero.
en pos de rutas y orillas
que le brinde blando lecho
tras de la ruda fatiga,
tras del titánico esfuerzo.
Arnotegui, Miravillas,
Archanda y Abril...Qué lejos
van quedando las montañas
preñadas del verde aliento
del roble, la oscura encina,
los pinos y los helechos.
¡Pobre barquilla maldita,
infeliz, triste remero!
¿Por qué buscar las corrientes
que han de conducirle luego
a los peligros que aguardan
tras de la Ría en acecho?
¡Mi pobre y vieja barquilla,
infeliz triste remero!
Contra un mundo de inquietudes
está luchando tu esfuerzo;
tienes fiebre de aventuras
que anidan sobre tu pecho.
Empuja, pues, la barquilla,
oprime con fuerza el remo
y lánzate a la quimera
de tus atrevidos sueños.
¡Hala, rauda navecilla,
infeliz, triste remero!
Las olas estan lejanas,
mira cómo acude el viento,
te ayuda con su embestida
y hace liviano tu esfuerzo...
Si oteas el horizonte
con ojos de halcón despierto
has de ver las chimeneas
los barcos en movimiento,
muelles, fábricas, talleres,
grúas y puentes soberbios,
chalanas y gabarrones
con minerales de hierro,
que calienta el sol dorado
con su caricia de fuego.
¡Promesas, bellas promesas,
deseos, dulces deseos
y al compás, tus ilusiones
lejos, más lejos, muy lejos...!
Te espera un mar sin orillas
azul, celestial, inmenso.
Oh, qué gozo, lejanías
surcadas por los veleros
de mástiles juguetones
e intrincados aparejos,
que rondan por la bocana
rápidos, blancos, ligeros.
Lánzate sobre las olas
azules del Universo,
como una rauda gaviota
cruza la rada del puerto.
Todo azul, mil ilusiones
flotando sobre el misterio
entre la espuma que arrastran
las trainerasy elviento
hacia rumbos imposibles...
¡Note duermas, marinero,
que anochece y la galerna,
en remolinos siniestros
se acerca veloz, te envuelve,
te aprosiona entre sus dedos.
¡Promesas, bellas promeas,
deseos,dulces deseos!

Al Noroeste del Abra,
de Las Arenas y Guecho,
lejos de Portugalete,
cerca de Punta Lucero,
destrozada en mil pedazos
por el huracán, violento
yace la frágil barquilla
sobre el mar fosco y desierto
que se encrespa enmelenado
de oleaje verdinegro.
¡Promesas, bellas promesas,
deseos, dulces deseos,
mi pobre y vieja barquilla
infeliz, triste remero!

Reservados todos los derechos.
Se autoriza la reproducción total o parcial de las poesías en Internet,
citando siempre la procedencia y con un enlace a esta página.
2006-2018 © José María Zandueta Munárriz.